Ventajas para los niños de jugar al aire libre

Ventajas para los niños de jugar al aire libre

Ventajas para los niños de jugar al aire libre

Cuando eras niño, ¿te animaban tus padres a salir a jugar al aire libre? Si es así, entenderás por qué estoy tan a favor del juego al aire libre para nuestros hijos. Como adulto, he aprendido que hay muchos beneficios para los niños que juegan al aire libre. He aquí algunos de ellos:

La vitamina D es buena para el desarrollo de los huesos

La vitamina D es un nutriente que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, necesario para el crecimiento de los huesos. El cuerpo la produce cuando se expone a la luz solar. La carencia de vitamina D puede provocar raquitismo, una enfermedad en la que los huesos de los niños se vuelven débiles y frágiles porque no obtienen suficiente vitamina D de su dieta o de la exposición a la luz solar.

Los niños que no se exponen a la luz solar pueden recibir suplementos de vitamina D en lugar de exponerse demasiado al sol (lo que podría provocar cáncer de piel).

La exposición a la naturaleza reduce el estrés y la ansiedad

Hay una razón por la que los parques, las zonas de juego y otros espacios al aire libre se han hecho tan populares en los últimos años: son lugares estupendos para ir cuando se necesita algo de paz y tranquilidad.

Si tu hijo tiene problemas de ansiedad o estrés, sacarlo a la naturaleza puede ser una buena forma de reducirlo. He aquí algunos ejemplos de actividades que pueden ayudar:

  • Caminar por senderos (con o sin un adulto)
  • Patinar en el lago (si hay hielo)
  • Caminar por bosques o montañas

El juego al aire libre es una parte importante de la infancia

El juego al aire libre es una parte importante de la infancia. No sólo ayuda a tu hijo a crecer y aprender, sino que también le ayuda a desarrollar sus habilidades sociales, su autoestima y su forma física.

Los niños que tienen más oportunidades de jugar al aire libre son menos propensos a aburrirse en casa o con los adultos. También es menos probable que se pongan nerviosos si no pueden salir a la calle por el clima u otras circunstancias (como cuando uno está enfermo). Además, jugar al aire libre permite a los niños estirar el cuerpo.

El juego al aire libre puede enseñar a los niños a conocer su entorno

  • Podrá enseñar a su hijo la naturaleza, las plantas, los animales y el clima.
  • Su hijo aprenderá sobre su entorno físico (donde vive).
  • Aprenderán sobre el entorno local en el que viven.
  • También aprenderá sobre la comunidad en la que vive, así como sobre el resto del mundo en general.

Los niños que juegan al aire libre perciben mejor sus capacidades físicas

Cuando se juega al aire libre, es difícil encontrar una forma mejor de ejercitar el cuerpo que corriendo y subiendo a los árboles.

Los beneficios del juego al aire libre son numerosos: la actividad física es buena para la salud y el bienestar de los niños, pero también puede ayudarles a desarrollar sus habilidades motoras, lo que a su vez les ayuda a rendir en la escuela. Los niños que pasan tiempo al aire libre tienen más probabilidades de ser físicamente activos, tanto en casa (cuando salen a correr o a montar en bicicleta) como en el colegio (cuando juegan al fútbol). Esto significa que podrán mejorar sus habilidades motrices más rápidamente que los que no tienen acceso a este tipo de actividades.

El aire fresco favorece el sueño de los niños

Quizá le sorprenda saber que el aire fresco es bueno para el sueño de su hijo. En primer lugar, los niños que duermen al aire libre tienen más probabilidades de dormir mejor. Suelen tener menos terrores nocturnos y despertares por pesadillas, que pueden ser causados por alergias o asma. Además, los estudios demuestran que los niños que juegan al aire libre son menos propensos a sufrir problemas de siesta, una condición en la que un niño no obtiene suficiente sueño reparador durante el día porque está cansado a la hora de acostarse pero no puede dormirse fácilmente cuando lo intenta más tarde. ¿El resultado? Un bajo rendimiento escolar y un mayor riesgo de depresión en la adolescencia.

¿Otro beneficio? La exposición al aire fresco ayuda a prevenir las alergias estacionales. Los padres deben tener esto en cuenta a la hora de planificar actividades al aire libre para sus hijos; si vives cerca de una zona en la que los recuentos de polen son elevados (y/o puedes oler la hierba), puede ser conveniente no sólo como parte de tu mantenimiento rutinario, sino también como parte de cualquier plan especial que hayas establecido de antemano

Jugar al aire libre es una oportunidad para aprender a través de la exploración

Jugar al aire libre es una oportunidad para aprender a través de la exploración. Los niños pueden aprender mucho sobre el mundo explorando su entorno, lo que les ayuda a desarrollar la capacidad de resolver problemas. También llegan a conocerse mejor a sí mismos a través de la exploración, ya que exploran lo que les hace únicos y especiales en el mundo que les rodea.

Los beneficios de jugar al aire libre incluyen:

  • Desarrollar la curiosidad: explorar ayuda a los niños a desarrollar su interés por aprender más sobre las cosas que les rodean para entender por qué están aquí en la Tierra o cómo hemos llegado aquí como humanos viviendo en este momento (o en cualquier otro).

Los juegos al aire libre pueden mejorar la confianza y la independencia de los niños

El juego al aire libre puede ayudar a los niños a desarrollar su confianza en sí mismos.

  • Los niños son más propensos a probar cosas nuevas cuando están al aire libre, lo que significa que el entorno es un buen lugar para que practiquen la toma de riesgos y el intento de cosas nuevas. Esto les ayuda a desarrollar su independencia y confianza, ya que aprenden a manejar las situaciones en sus propios términos, en lugar de seguir las reglas establecidas por los adultos o por otros adultos.
  • Los niños que juegan al aire libre también se vuelven más independientes en otros aspectos, como ayudar en la casa o cocinar la cena junto con sus padres o hermanos mayores (o incluso simplemente hacer las tareas domésticas). Jugar en un entorno en el que la gente ya está haciendo estas tareas juntos da a los niños un sentido de agencia sobre algo que normalmente está controlado por otra persona, especialmente si se trata de algo como limpiar después de uno mismo en lugar de esperar a otra persona.

Los niños se benefician del juego al aire libre de muchas maneras.

  • Los niños se benefician del juego al aire libre de muchas maneras.
  • Aprenden a relacionarse con los demás y a resolver problemas.
  • Desarrollan habilidades sociales que les ayudarán más adelante en la vida.

 

En conclusión, el juego al aire libre es una parte importante del desarrollo del niño. Les ayuda a desarrollar su independencia, su confianza y sus habilidades sociales. También les enseña a conocer su entorno y les hace comprender mejor sus capacidades físicas. Jugar al aire libre permite a los niños aprender a través de la exploración e incluso puede mejorar su sueño. Esperamos que este artículo le haya hecho tomar conciencia de la importancia de que los niños pasen más tiempo disfrutando del aire libre.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad